¿Se Necesita un Permiso de Conducir Para Circular con un Patinete Eléctrico en España?

Ya los has visto por las calles de la ciudad, y  todos parecen estar absolutamente encantados de conducirlos. Entonces, ¿por qué sigues sin tu propio patinete eléctrico plegable? ¿Quizás te preocupa si es necesario tener el carnet de conducir para el uso de un patinete eléctrico, o un tipo de permiso especial como para las motocicletas? Tal vez no tengas el carnet. ¿Aún así, se puede conducir un patinete eléctrico, compartido o no?


Como con la mayoría de este tipo de preguntas, la respuesta es que “depende”, pero en muchos de los casos es que “¡sí!”. De hecho, esta es una de las grandes ventajas de la micromovilidad como medio de transporte, sobretodo en las ciudades que buscan ofrecer opciones de transporte más equitativas para todos y así optimizar los traslados con eficacia, en lugar de tener que recurrir a los coches.


España cuenta con una serie de leyes en cuanto al uso del patinete eléctrico se refiere, pero en el país no existen pautas específicas sobre si se necesita un permiso de conducir o no. Las aplicaciones de uso compartido como Lime y Bird suelen exigir a los clientes que suban una foto de su carnet cuando se hacen una cuenta, pero ahí se trata de políticas corporativas que no se aplican a los patinetes personales. Las normas sobre  los patinetes eléctricos en España prohíben circular por las aceras, fijan la edad mínima para los conductores en 12 años, y fijan  una velocidad máxima de 25 km/h. Las autoridades española son las que se encargan principalmente de hacer cumplir estas normas, y como los permisos de conducir no están incluidos en su normativa sobre patinetes eléctricos, perfectamente se podría asumir que, tal como lo haces con la bici, puedes conducir tu propio patinete eléctrico sin un permiso de conducir español.


Ley Internacional del Patinete Eléctrico


Las leyes también pueden variar ampliamente en otras partes del mundo.

En el Reino Unido justo empezaron los juicios legales sobre  el uso de los patinetes eléctricos en calles urbanas . Los conductores pueden alquilar patinetes compartidos, pero aún no pueden conducir patinetes privados en la vía pública. Los patinetes eléctricos están clasificados como vehículos de motor, por lo que todos los conductores deben tener un permiso de conducir válido y ser mayores de 16 años para conducirlos.

Las leyes australianas varían según el estado y el territorio. Tanto en Queensland como en Victoria, se necesita un carnet para conducir un patinete eléctrico.


Las leyes para el uso del patinete eléctrico en Japón son estrictas: Además de la matrícula, el seguro, y el registro, los conductores también deben tener un permiso de moto válido.


Las leyes para los patinetes eléctricos en Canadá varían según la provincia, el estado, y la ciudad. En la mayoría de las provincias se  puede conducir un patinete eléctrico sin un permiso, aunque se siguen aplicando los requisitos de edad mínima, y hay sitios en los que sí que se requiere un permiso de conducir.

Conclusión

Las leyes sobre la conducción de los patinetes eléctricos están en constante evolución.  La zona gris en la que se encuentran los patinetes eléctricos actualmente debería ser aclarada con las nuevas leyes específicas que están a la espera de ser aprobadas en el 2021 La buena noticia para los futuros y actuales conductores de Unagi es que durante los primeros 3 años del aumento meteórico del uso  de los patinetes eléctricos plegables en el mundo, los organismos reguladores  parecen haber ido cambiando hacia una regulación sobre formas pequeñas de micromovilidad (como los patinetes) de manera diferente a la regulación sobre  vehículos más grandes,como los ciclomotores y las motocicletas. A los gobiernos les encanta cómo les ayudan a alcanzar sus objetivos de encontrar opciones de transporte más equitativas (ya que muchos no se pueden permitir un coche, la gasolina, el aparcamiento, y el seguro), así como también la reducción drástica de la huella de carbono con vehículos eléctricos de talla humana. También son más fáciles de manejar, y encima son divertidos.