¿Vale la Pena Comprar un Patinete Eléctrico?

A medida que las ciudades se llenan de gente y el tráfico va empeorando con los años, la forma antigua de desplazarse al trabajo se vuelve cada vez más insostenible. Los viajeros han reconocido este hecho y han adoptado nuevos modelos de transporte compartido que reducen su huella de carbono, que disminuyen los gastos de transporte, y que reducen significativamente el tiempo que pasan en la carretera. Los patinetes eléctricos están a la vanguardia de esta revolución de los desplazamientos, que resuelven una serie de problemas, además de que simplemente son divertidos de conducir.

Los patinetes eléctricos son fáciles de transportar y requieren poco esfuerzo para manejarlos, además de muchas otras ventajas, pero aún quedan preguntas para muchos que aún no se han decidido: ¿Vale la pena comprar un patinete eléctrico? ¿Un patinete puede sustituir mi coche? ¿Es mejor comprar una bicicleta? ¿Son fiables los patinetes eléctricos y puedo ahorrar dinero comprando uno? A continuación, analizaremos algunas de estas preguntas para ayudarte a decidir si un patinete eléctrico es adecuado para ti.


Gastos de la Propiedad

En España, los viajeros gastan entre €54 y €200 al mes en ir al trabajo, lo que supone un total de entre €648 y €2,400 al año. Estas cifras pueden subir o bajar en función de la distancia y el modo de transporte, pero en general, los gastos de los desplazamientos al trabajo son altos, y el impacto medioambiental de los coches y autobuses son aún mayores a largo plazo. Aunque el transporte compartido puede reducir los gastos, también conlleva otros problemas—como el impacto ecológico de miles de bicicletas y patinetes rotos al año, y los problemas de fiabilidad y acceso cuando miles de viajeros compiten por utilizar el mismo inventario limitado de viajes que se pueden compartir.


Los gastos de los viajes compartidos también han subido últimamente, ya que las tasas y los exorbitantes gastos generales pasan factura a las empresas de viajes compartidos. Algunas estimaciones sitúan el gasto anual del uso de bicicletas y patinetes compartidos en torno a unos €1,318/año. Aunque esto es bastante menos que el gasto que supone conducir un coche, esa misma cantidad o menos se podría invertir en un patinete eléctrico que te puede durar años, especialmente si se trata de un modelo bien diseñado como el Unagi. Con un precio de sólo €999, el Unagi vale mucho menos de lo que la mayoría de los viajeros gastarían en 12 meses de transportes de uso compartido.


Las Ventajas de Tener un Patinete Eléctrico

¿Un Patinete Sustituirá mi Coche?

Como medio de transporte, tener un patinete eléctrico claramente te sale rentable. Pero los beneficios de la propiedad van más allá de la economía. Los patinetes eléctricos no pueden sustituir a los coches en los viajes largos: el Unagi, por ejemplo, tiene una autonomía de hasta 15.5 millas (25 km) con una sola carga. Sin embargo, esta capacidad es más que suficiente para la mayoría de los desplazamientos urbanos diarios, además de los viajes cortos por la ciudad.


Así que, aunque quieras conservar tu coche, lo usarás mucho menos y contribuirás mucho menos a la congestión del tráfico y a las emisiones de gases contaminantes. No sólo eso, sino que también eliminarás el tiempo y los gastos de aparcamiento si cuentas principalmente con el patinete eléctrico para tus desplazamientos. Ya sean las tarifas altas del garaje mensuales o los parquímetros diarios, los gastos del aparcamiento generalmente no se tienen en cuenta en los cálculos de los desplazamientos anuales, lo que significa que se ahorraría mucho más que el gasto de la gasolina.


¿Patinete Eléctrico o Bicicleta?

En cuanto a la decisión de comprar una bicicleta o un patinete, hay que tener en cuenta que las bicicletas—especialmente las eléctricas—son pesadas, voluminosas, y difíciles de guardar en espacios reducidos. Además, es mucho más probable que te la roben antes que un patinete portátil y plegable, que te puedes llevar a clase o a la oficina y guardar debajo del escritorio, en un armario, o debajo de la cama en casa. Ir en bicicleta es un buen ejercicio, pero no siempre uno quiere hacer ejercicio de camino al trabajo. Una bicicleta no motorizada puede suponer mucho sudor en un viaje de verano, además de un tiempo extra de tener que ducharse y cambiarse de ropa una vez que se llegue al destino.


Los patinetes eléctricos, por otro lado, son compactos y ligeros, lo que no sólo significa un viaje fácil y sin complicaciones para los trayectos cortos, sino también que es fácil llevártelo en los vagones del metro y en los autobuses. Más que cualquier otra opción de transporte, los patinetes eléctricos te pueden resolver los problemas de “última milla” que se encuentran los viajeros cuando viven demasiado lejos del transporte público como para caminar cómodamente. Los patinetes eléctricos ofrecen una flexibilidad en los desplazamientos que ningún otro vehículo puede ofrecer, ya que permiten a los usuarios combinar diferentes opciones para averiguar la ruta más eficiente a través de su ciudad.


Esta flexibilidad hace que los patinetes eléctricos se adapten a las demandas de los estilos de vida urbanos que cambian rápidamente. Ofrecen la máxima movilidad con el mínimo coste y esfuerzo posible. ¿Te encuentras con mal tiempo? En comparación con una bicicleta, un patinete eléctrico se puede plegar fácilmente y meterlo en un taxi. Ser propietario de tu propio patinete significa que nunca te quedarás sin transporte cuando todas los vehículos compartidos estén alquilados o las condiciones no sean óptimas.

¿Los Patinetes Eléctricos son Fiables?

En cuanto a la fiabilidad, encontrarás que un patinete eléctrico diseñado por expertos durará varios años con el cuidado adecuado y requerirá poco o ningún mantenimiento. Otro gasto que muchas veces se deja de lado en los cálculos de los desplazamientos anuales es el importante gasto que supone el mantenimiento habitual del coche y las reparaciones frecuentes, que pueden suponer una tremenda sangría para el presupuesto. Una sola reparación cara del coche puede igualar al gasto de un patinete eléctrico de calidad como el Unagi. Ser propietario de tu propio patinete eléctrico también significa tener un vehículo mucho más fiable que las bicicletas y los patinetes compartidos, ya que los compartidos están sujetos a un fuerte uso y maltrato diario.


En prácticamente todos los aspectos, tener un patinete eléctrico para los desplazamientos diarios y los viajes cortos tiene mucho más sentido desde el punto de vista económico y medioambiental. Los patinetes eléctricos ocupan poco espacio de almacenamiento, son divertidos y fáciles de conducir, y pueden llevarse fácilmente en el transporte público. A diferencia de los coches y las bicicletas, que requieren un mantenimiento habitual, el único gasto adicional en el que incurrirás después de la inversión inicial en un patinete eléctrico de alta calidad, como el Unagi, es el gasto adicional de un casco u otro equipo de seguridad.

Con su diseño elegante y ligero, su mecanismo de plegado fácil, y su ingeniería robusta pero de alta tecnología, Unagi representa la mejor relación calidad-precio del mercado para un patinete eléctrico que puede sustituir a la mayoría de las otras opciones para los desplazamientos cortos—o puede combinarse con otras opciones para hacer el transporte público más accesible. ¿Merece la pena comprar un patinete eléctrico? Nosotros pensamos que sí, y Unagi ofrece 30 días de devolución, sin preguntas, para que puedas comprobarlo tú mismo sin riesgo alguno. Prueba el Unagi por tí mismo y mira cuánto puedes ahorrar.