Argumentos a favor de ser propietario de un Patinete Eléctrico

El Rápido Crecimiento del Mercado de los Patinetes Eléctricos de Propiedad Privada

Un estudio creado por Patinetes Unagi junto al Haas School of Business de la Universidad de Berkeley ha descubierto que los patinetes eléctricos representarán una oportunidad de ingresos anuales de entre 34.000 y 42.000 millones de dólares en el 2025.

Aunque las cadenas de patinetes compartidos se llevarán la mayor parte del mercado de los patinetes eléctricos, Unagi y Haas calculan que un mínimo de 35% de los usuarios preferirán tener sus propios patinetes en vez de alquilarlos, lo que significa que las ventas de patinetes eléctricos podrían suponer $12 billones de ingresos anuales en el 2025.

Los Patinetes Compartidos han Convertido una Solución para los Desplazamientos en un Problema Público

¿Qué tienen de malo los patinetes compartidos? A estas alturas, es imposible escapar de ellos si vives en prácticamente cualquier gran ciudad del mundo: los patinetes eléctricos sin estación de Bird, Lime y otros competidores se han apoderado de las esquinas, las aceras, y los carriles bici. Se han convertido en una visión de bienvenida para muchos viajeros cansados de ir a pie y en una molestia para otros a quienes les parece que llenan las aceras desordenadamente y que contribuyen al tráfico de peatones y a las lesiones.


Para las personas con discapacidades físicas, los patinetes compartidos se han convertido incluso en un grave peligro cuando se dejan en las aceras, las rampas, los pasos de peatones y los bordillos. Desde su introducción, el uso de patinetes compartidos ha causado controversia y problemas a los viajeros urbanos y a las autoridades municipales. Varias demandas pendientes contra las empresas de patinetes compartidos y los gobiernos municipales alegan desde “negligencia grave” hasta “complicidad en la agresión” y provocación de “disturbios civiles”. En respuesta, ciudades de todos los Estados Unidos han empezado a prohibir y limitar los volúmenes de las cadenas de patinetes compartidos.


Los Patinetes Eléctricos ofrecen la Micromovilidad, una Solución Necesaria

Sean cuales sean los méritos de las distintas demandas y legislaciones, ha quedado claro que el modelo de los patinetes compartidos presenta graves problemas. Pero también está claro que los patinetes no se van a ir a ninguna parte. Y es que los patinetes eléctricos representan una solución a los que millones de usuarios que aprecian su diversión y comodidad les dan la bienvenida. Según algunas valoraciones, el uso de patinetes compartidos superará a los viajes por carretera en las áreas metropolitanas de los Estados Unidos en el 2025. Las bicicletas y los patinetes actualmente representan el 60% de los desplazamientos de menos de 5 millas en los Estados Unidos. A pesar de la mala prensa que han recibido los patinetes, merecida o no, el apoyo público a los patinetes eléctricos sigue siendo alto. Según una encuesta de Populus realizada en 11 grandes ciudades de los Estados Unidos, el 70% de los 7,000 encuestados tiene una opinión positiva sobre ellos. Las opciones compactas de micromovilidad, como los patinetes eléctricos, facilitan enormemente el recorrido desde el hogar o el trabajo hasta las opciones de transporte público; facilitan los desplazamientos ligeros, una necesidad para muchos en un mundo laboral cada vez más móvil; y ofrecen una forma divertida y fácil de moverse por la ciudad, lejos de los atascos y los aplastamientos del metro.

Los Patinetes Eléctricos, el Aumento de la Urbanización, y el tráfico

¿Qué hace que los patinetes eléctricos sean una opción de transporte tan atractiva? Los factores que han impulsado la popularidad de los patinetes eléctricos son varios, como el aumento de la urbanización, la creciente congestión vehicular, y la escasez de aparcamiento en las áreas metropolitanas. Los patinetes ofrecen una opción ecológica que, a diferencia de las bicicletas, no dejan a los usuarios sudando y sin aliento cuando llegan a su destino. Se han convertido en una opción especialmente atractiva en un momento en el que muchas ciudades tratan de limitar el uso del coche y promover otros modos de transporte que mejoren los carriles bici y las infraestructuras relacionadas, y, de hecho, empresas como Spin han descubierto que la demanda de patinetes es entre 10 y 20 veces mayor que la de bicicletas.

La congestión vehicular está empeorando en las ciudades de todo el mundo. En el 2025, el 83% de la población estadounidense vivirá en un área metropolitana, y las ciudades del futuro tendrán que limitar los desplazamientos en coche. La práctica de planificación popular conocida como New Urbanism (o Nuevo Urbanismo) pretende diseñar zonas urbanas “para las personas, no para los coches”, como dice New Urban Network. Ese nuevo paisaje incluye bicicletas, patinetes y otros vehículos personales, y se calcula que en un futuro próximo el 26% de los adultos utilizarán patinetes compartidos como una de sus opciones de transporte.

Los nuevos ideales de planificación que fomentan la posibilidad de ir a pie—y patinando—están siendo adoptados rápidamente no sólo por las ciudades grandes y pequeñas en crecimiento, sino por lo que la Oficina del Censo de los Estados Unidos denomina “zonas residenciales, comerciales y otras áreas no residenciales densamente desarrolladas” en los suburbios que a su vez se están “urbanizando”. Los vehículos más pequeños tendrán una mayor demanda en las zonas en desarrollo, al igual que en las grandes ciudades como Nueva York y Los Ángeles. Los patinetes eléctricos formarán parte de este paisaje y se convertirán en un modo de transporte esencial para millones de viajeros y fiesteros por igual.


Por qué un Patinete Eléctrico de Propiedad Privada es Mejor que Uno Compartido

La experiencia inferior del uso compartido de patinetes, en comparación con la parte atractiva de tener un patinete eléctrico como opción de transporte, hace que resulte que poseer un patinete sea mucho más preferible que alquilarlo, y muchos viajeros están de acuerdo. En una encuesta realizada a unos 273 adultos de 18-45 años en el 2018 por Berkeley Haas, 23-48% dijeron que preferían tener un patinete propio que recurrir a una cadena de patinetes compartidos. Es fácil ver por qué. Aunque los patinetes compartidos son convenientes, también son poco fiables. Ir en patinete compartido de ninguna manera garantizará que haya un viaje disponible a casa. Y es imposible que los usuarios puedan anticipar o controlar si un patinete disponible se haya dañado o vuelto inseguro debido al uso excesivo.


A largo plazo, ser propietario de un patinete es una opción más segura y rentable que recurrir a las cadenas de patinetes de uso compartido. Aunque las condiciones de la mayoría de los viajes compartidos inicialmente parezcan mínimas, con un costo inicial de $1, además de $0.15 por cada kilómetro, una encuesta de micromovilidad indica que casi el 40% de los usuarios gastan más de $30 al mes en viajes compartidos en patinete, y los que se desplazan diariamente gastan un promedio de casi el doble de esa cantidad. La propiedad de un patinete tiene sentido como para sustituir el coche, el caminar, el transporte público, los taxis, y los viajes compartidos.


Por Qué Financiar un Patinete Unagi Resulta Ser Una Solución Ideal

La encuesta de Unagi con la Universidad de Berkeley también reveló que el precio ideal para un patinete de propiedad propia sería una cuota mensual inferior a $30/mes. Para alcanzar este precio, Unagi ha cambiado su modelo de negocio para centrarse únicamente en la venta directa, eliminando el apoyo al distribuidor intermediario y bajando su precio objetivo. A partir de hoy, Unagi ofrece una solución de financiación integrada con opciones de precios desde $25/mes para nuestro modelo base. Para llegar a este punto, el precio normal ha bajado de $890 a $840 para nuestro modelo base E250, y el E500, el emblema de nuestra marca,  ha bajado de $1090 a $990.


Ser propietario de un patinete se ha convertido en una alternativa convincente y más asequible a las motos y bicicletas compartidas, a los viajes en coche y al transporte público. Por el mismo coste que el alquiler habitual de patinetes compartidos poco fiables, puedes contar con tu propio patinete eléctrico de alta tecnología listo para conducir cuando quieras. El Unagi “perfectamente podría sustituir a un coche”, escribe Gizmodo, “dependiendo de la distancia de tus desplazamientos o de tus necesidades de conducción”. Y a medida que el tráfico y las condiciones de aparcamiento vayan empeorando, y el impacto medioambiental de los coches se vuelva demasiado grave como para ignorarlo, Unagi te ofrece una clara alternativa para los desplazamientos diarios y la exploración urbana saliendo de rutas trilladas—una solución de micromovilidad que no sólo funciona maravillosamente, sino que tiene un aspecto impresionante mientras se conduce.

En un mercado de patinetes eléctricos repleto de competidores, Unagi sobresale como la marca premium con la mejor estética y rendimiento de su clase. Unagi ha estado muy involucrado en cada parte del proceso de diseño, probando un prototipo tras otro hasta que cada uno de los componentes construidos resultó ser adecuado. En su reseña, Electrek escribe que “ningún otro patinete se puede comparar con el Unagi en términos de calidad de construcción o apariencia”. Su diseño y rendimiento lo convierten en un patinete “que no querrás compartir con nadie”, como dice The Verge.

Unagi ofrece un diseño elegante, materiales avanzados, durabilidad, motores superiores hechos a medida y baterías de la más alta calidad fabricadas por LG. Es el patinete eléctrico más portátil del mercado, que se pliega fácilmente con una bisagra patentada de un solo botón para que puedas llevarlo contigo allá donde vayas. (Unagi incluso tiene su propia bolsa de transporte.) Sus dos modelos, el potente E250 y el aún más potente E500—con un motor delantero y otro trasero para subir cuestas—ofrecen más opciones de potencia que muchos competidores, en un paquete mucho más atractivo y portátil. Esperamos ser tu primera opción para una experiencia de tránsito segura, elegante y fiable.