6/12/2019

5 Trucos para la Vida con el Patinete Eléctrico

Todos sabemos que los patinetes eléctricos son divertidos. El sol en la piel, el viento en el pelo—no es difícil lograr que intentes conducirlo. También están los beneficios prácticos que hemos comentado en varias publicaciones; los patinetes eléctricos, en su mayoría, tienen una baja huella de carbono, son fáciles de conducir, rompen el tráfico, y son baratos. Lo que muchos no conocen son las ventajas menos obvias de ser dueño de un vehículo ligero, eléctrico y micro móvil.


1. Guarda el Patinete en el Maletero, No Vuelvas a AparcarLos precios de los aparcacoches no son una broma.

En una ciudad concurrida, los hoteles y restaurantes muchas veces pueden cobrar más de $20 por el servicio de aparcacoches, sin incluir la propina. ¿Cuántas horas en total te habrás pasado dando vueltas por tus locales de comida y bebida favoritos esperando a que, por arte de magia, se libere un sitio para aparcar en la calle, solo para acabar pagando un servicio de aparcacoches excesivamente caro de tus bolsillos? Si te encuentras en esta amplia categoría de consumidores, podrías considerar la posibilidad de andar en un patinete eléctrico para llegar a tus destinos gastronómicos sin tener que cargar con los altísimos gastos de aparcamiento. Pero, si resulta que vas a asistir a un evento que está demasiado lejos para un viaje en patinete, considera esta combinación: Coche + Patinete. Ya sea una cena, un concierto o un partido deportivo, el método Coche + Patinete te permitirá llegar a tu destino evitando el tiempo que pasarías dando vueltas en los aparcamientos o esperando en las colas demasiado largas de los aparcacoches, y manteniendo tu dinero donde debe estar, en tus bolsillos. Guarda tu Unagi en el maletero del coche, encuentra un aparcamiento de fácil acceso a menos de 10 minutos a pie de tu destino, aparca a buen precio y descarga tu Unagi para llegar a donde tienes que estar en dos minutos. Con este método, no solo tendrás el agradecimiento de tu cuenta bancaria, sino que podrás vivir tu vida sin tener que volver a estresarte por aparcar.

Es tal y como suena. Guarda tu Unagi en el maletero del coche, encuentra un aparcamiento de fácil acceso a menos de 10 minutos a pie de tu destino, aparca a buen precio y descarga tu Unagi para llegar a donde tienes que estar en dos minutos. Con este método, no solo te lo agradecerá tu cuenta bancaria, sino que podrás vivir tu vida sin tener que volver a estresarte por aparcar.

2. Compra Sin Caer Rendido

De la misma manera que el método Coche + Patinete te ahorra tiempo, también lo hace nuestro truco de “Compra Sin Caer Rendido”. ¿Cuántos minutos sueles perder esperando a que se liberen sitios para aparcar en el centro comercial o del súper? Si eres uno de los millones de profesionales del país que recogen los ingredientes para la cena a la hora punta, o un conjunto en el centro comercial antes de un evento, conoces el dolor de estar parado entre un mar congestionado de mini furgonetas y sedanes. Súbete a tu Unagi y despídete de los atascos en los aparcamientos para siempre.


Nuestro Unagi es rápido y ligero, pero su manillar puede cargar unas cuantas bolsas razonablemente llenas. Sea para un derroche de compras impulsivo o para las compras de última hora para el desayuno, la comida, o la cena—o la preparación de la comida para los días siguientes—puedes contar con el Unagi como tu compañero de compras preferido. Siempre hay que mantenerse seguro y equilibrado, pero, con un poco de práctica, verás que montar un Unagi con dos bolsas de compra sujetas a su manillar es un juego de niños. ¡Ir de compras no volverá a dar tanta pereza!

3. Cargar Sobre la MarchaVale, no todos somos tan diligentes a la hora de enchufar nuestros dispositivos mientras dormimos para despertarnos con una carga completa. Llegar incluso a un tercio de la jornada de trabajo con un teléfono móvil o un ordenador portátil agotado puede rozar lo imposible, y circular con un patinete poco cargado tampoco es nada fácil. Por suerte para los conductores de Unagi, nuestro cargador es tan ligero y discreto, que puedes guardarlo en tu mochila y enchufar tu patinete en casi cualquier lugar en el que te detengas durante tu jornada.

Siguiendo las reglas de etiqueta de nuestra última entrada en el blog, recuerda siempre plegar tu patinete al entrar en un establecimiento y ser cortés con el personal, pero no seas tímido al pedir una carga. Ya sea en una cafetería, en un restaurante o en una librería con wifi, seguro que encuentras un punto de venta que se adapte a tu Unagi. Túmbate un rato, concéntrate en terminar tus entregas y, sin darte cuenta, habrás salido de la zona roja de la batería y... ¡estarás listo para seguir conduciendo!

4. Aprovecha Mejor la Hora de la Comida

Sea que trabajes con fechas límites o formes parte de un equipo constantemente bajo presión, conoces el estrés que puede suponer salir de la oficina para comer. Si vives en un área metropolitana, lo más probable es que sacrifiques la calidad y la variedad por la accesibilidad, engullendo sándwiches de baja calidad y ensaladas insípidas para repostar antes de volver a la rutina. Si vas en coche a comer algo, no cabe duda de que el tiempo para encontrar y asegurar el aparcamiento es prioridad. Y si tienes la suerte de disponer de un poco de tiempo para sentarte a comer o a tomar un café con un amigo, probablemente te limites a elegir uno u otro. Al montar en un Unagi, puedes aprovechar tus comidas al máximo.

Tanto si vas solo como si vas con un amigo, la velocidad y la portabilidad de tu Unagi te permitirán liberarte de los límites de las opciones de comida impuestas por la geografía. En el tiempo que tardas en caminar cinco manzanas, fácilmente puedes pasar por veinte en patinete, por lo que te estarías abriendo a muchas más opciones de las que elegir. Puedes llegar mucho más lejos a tus cafés preferidos, ir más rápido para comer con más tiempo, o ir y parar en varios sitios a la vez durante una sola hora de comida. Imagina que, usando tu Unagi, tu sesión rutinaria de sándwiches se podría transformar en una excursión a un restaurante, un café y un zumo, o incluso todo en uno.

5. El Transporte Público a Caballo

Hemos tenido mucho cuidado en asegurarnos de que nuestro patinete eléctrico ligero también tenga un chasis minimalista. No solo encontrarás que llevar un Unagi hasta el metro o subir las escaleras de un autobús es muy fácil, también encontrarás que es cero invasivo. Mientras que el volumen de otros patinetes y bicicletas le podría molestar a tus compañeros de viaje, la delgada estructura del Unagi solo inspira curiosidad. ¡Ahorrarás espacio y recibirás muchos halagos!

Al utilizar el transporte público, tu Unagi te ayudará a mejorar tus desplazamientos diarios. Considera que el tiempo que normalmente te pondrías para ir y volver de la estación de tren o de la parada de autobús ya no es una cosa de locos. Trae tu Unagi para esos viajes largos, ¡en menos de nada verás que habrán menos atascos en tus días y que serás más libre de estrés!



Essentials